Lo que debes saber sobre los juanetes

4

Afean los pies, producen complejos, limitan el uso de determinado calzado, duelen… Podríamos prevenirlos con facilidad si actuáramos a tiempo sobre el modo en que pisamos.

Los genes, es común pensar que, si algún familiar ha desarrollado juanetes, existe una predisposición a ellos. Esta afirmación es valida, pero en realidad no se hereda el juanete, sino los factores biomecánicos que lo desencadenan, y entre ellos el más común es la forma de pisar. “Es ahí donde se debe actuar a nivel preventivo”.

La causa, “Los juanetes se dan más comúnmente en los pies planos que en los cavos (con mucha curvatura), aunque en ambos se tiene una mala pisada. La tendencia a padecer juanetes crece a medida que cumplimos años, sobre todo en la población femenina”.

Tacones, no son el único causante de los juanetes, pero facilitan su evolución. La altura del tacón desplaza la carga al antepié, lo que provoca que la parte delantera del pie soporte más peso. Además, la horma estrecha de este tipo de zapatos coloca el dedo gordo en posición de desviación permanente (que es la posición del juanete).

Solución, la causa del juanete es una mala pisada, de modo que su desarrollo se puede frenar utilizando plantillas personalizadas, según sean el tipo de pie, la forma de pisar y el peso. Siempre debe ir acompañadas de un estudio biomecánico completo.

Cirugía, algunos casos se operan con técnicas mínimamente invasivas y otros con cirugías más abiertas. Ninguna trata la causa, sino el resultado, que es el propio juanete. Tras la recuperación se recomienda valorar el uso de las plantillas que corrijan la pisada, para evitar así su reaparición.

Acerca de dagna

Trabaja como si no necesitarás dinero, ama como si nunca te hubieran herido y baila como si nadie te estuviera viendo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*