Hay muchos caminos para ser felices…

feliz

Hay muchos caminos para conocerse mejor pero básicamente consisten en reorientar la mirada hacia nosotros mismos, hacia lo que ocurre en nuestra mente, nuestro corazón y nuestras vidas. Ser más consciente de lo que haces, de lo que piensas y sientes; pero nunca con el ánimo de juzgarte o recriminarte sino con el ánimo objetivo del observador.

Una verdadera autoestima comienza con un adecuado conocimiento de uno mismo, tanto de las cualidades y los dones que necesitan expresarse, como de las reales necesidades que se tienen. Si te conoces bien sabes qué es lo que realmente quieres y canalizas tu fuerza para conseguirlo. Muchas veces tenemos sólidas opiniones sobre nosotros mismos y no se corresponden con la realidad sino que están influenciadas por la sociedad, la familia, el ambiente o el mundo de los demás en general.

Hay personas que persiguen durante años metas que no son suyas y cuando al final se dan cuenta más que sentirse fracasados por abandonar experimentan una profunda liberación. Conocernos a nosotros mismos es algo fundamental en cualquier persona porque sólo a partir de esa toma de conciencia, de comprender realmente lo que queremos y necesitamos ,es cuando se comienza a avanzar en la vida y en el camino de una felicidad que no sea efímera.

Sentirnos capaces como personas

Tener confianza en uno mismo es sentirse con la suficiente fuerza y capacidad para afrontar la vida y cualquier desafío. Si no tenemos confianza en nuestra fe ,en nuestro valor para afrontar la vida es que realmente no nos queremos y si es así debemos preguntarnos:

¿Por qué pienso que no puedo?.

Quizá porque alguien te lo ha contado, por experiencias de la infancia o de fracasos del pasado que no tienen por qué volver a repetirse. Fomentar tu propia confianza y el sentimiento de valor y fuerza es útil para subir tu autoestima y simplemente por atreverse a enfrentar los desafíos que la vida nos impone y poder superarlos.

Saber permitirse la felicidad

Más allá de esto, nuestra autoestima también depende de que nos sintamos felices de alguna manera y para poder ser felices primero tenemos que permitírnoslo, creer que tenemos derecho a la felicidad.

A veces afrontamos la vida con demasiada severidad para con los demás y también para con nosotros mismos. Puede que inconscientemente nos estemos castigando por algo y no nos permitamos ser felices. Si esto es triste puede ser todavía más el que no dejemos ser felices a los demás.

PIENSA Y ACTÚA DESDE LA FELICIDAD, COMO SI FUESES REALMENTE FELIZ YA.

Acerca de dagna

Trabaja como si no necesitarás dinero, ama como si nunca te hubieran herido y baila como si nadie te estuviera viendo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*