Sueños sexuales.. Parte I

Los sueños más explícitos suelen producirse cuando las situaciones conflictivas de la vida real son más intensas ..
Hay sueños que nos excitan, que nos inquietan, que nos intrigan, que nos avergüenzan y que pocas veces o nunca se los contamos a nadie. Podemos aprender a comprender mejor los sueños eróticos, y a utilizarlos para vivir la sexualidad en plenitud y de manera saludable. Además, el cambio de una sexualidad meramente reproductiva a otra más recreativa propicia cambios en las costumbres y hábitos sexuales…

LA FRANQUEZA DEL SUEÑO
Nos hablamos con más sinceridad mientras dormimos que en el estado de vigilia.
Durante el sueño se considera la propia vida desde una perspectiva más sabia, menos defensiva y más madura.
El lenguaje de imágenes en que se expresa el pensamiento durante los sueños comunica con más exactitud aquello que nos urge saber acerca de nosotros mismos y de nuestra relación con los demás.

Una vez se han empezado a estudiar los propios sueños se descubre que por lo general caminan varios pasos por delante del «yo» despierto en lo que concierne al número y a la calidad de las revelaciones que aportan.
La mente, más abierta durante el sueño, franquea el acceso a percepciones y descubrimientos más claros, meses o incluso años antes de que las experiencias de la vida en estado de vigilia permitan alcanzar las mismas conclusiones.
Nuestros sueños sexuales nos fascinan, a veces nos avergüenzan y otras veces nos agradan. En ocasiones pueden ser incluso terroríficos.

Los sueños amorosos son capaces de evocar estados de euforia sensual y sexual que nos recuerdan las mejores experiencias sexuales de nuestro pasado, o ponen en nuestro conocimiento (a veces dolorosamente) lo que echamos en falta. Estos sueños no sobrevienen porque sí; se manifiestan en momentos determinados de nuestra vida y podemos aprovecharlos si sabemos cómo entenderlos.

DIFERENTES DE LAS FANTASÍAS ERÓTICAS
Por regla general los sueños sexuales difieren bastante de las fantasías sexuales que concebimos cuando estamos despiertos. Normalmente, éstas nos excitan, tienen un desarrollo previsible y se atienen a una línea argumental de relativa sencillez. Por el contrario, los sueños sexuales no siempre son eróticamente excitantes. Además abundan en sorpresas de todo género y siguen desarrollos enrevesados.
Casi todos somos capaces de conjurar deliberadamente una fantasía sexual que nos excite; en cambio, los sueños sobrevienen sin solicitarlos y muchas veces nos dejan bastante trastornados o incluso abatidos. Esto puede servirnos para identificar algunos de nuestros conflictos sexuales, al preguntarnos si ese sueño nos libera de algún sentimiento de
inhibición o de vergüenza. Los sueños de actos sexuales forzados señalan a menudo la existencia de conflictos profundos, de remordimiento o, algunas veces, de un auténtico historial de abusos. El sueño viene a ser un relato de imágenes de lo que sentimos acerca de nuestra propia sexualidad y nuestras relaciones sexuales.

PASIONES SEXUALES
Cuando soñamos se nos escapan las verdades sobre de lo que realmente sentimos y pensamos en relación con las cuestiones más importantes de nuestra vida. La «imaginería visual» del sueño, es decir, lo que nuestro cerebro es capaz de imaginar y hacer que parezca realmente un hecho, intenta desentrañar las dificultades, unas veces en
lenguaje literal y otras metafóricamente, mediante la comparación entre las experiencias actuales y el historial
entero de la vida pasada.
De ahí que los sueños sexuales supongan una oportunidad para comprender los efectos de condicionamiento y los conflictos de nuestra vida sexual. Además, el sueño erótico nos muestra lo que verdaderamente deseamos, lo que echamos en falta y lo que podríamos conseguir, aunque todavía no nos hayamos dado cuenta de ello.
Al negarnos una franqueza absoluta en asuntos sexuales nos privamos de muchas oportunidades para desechar los temores y las concepciones erróneas acumuladas que nos incapacitan, y contribuimos a crear la atmósfera social de secretismo y vergüenza que no sólo limita nuestros goces, sino que incluso fomenta la aparición de comportamientos
sexualmente destructivos.
Secretos terribles, como el incesto y la violación, quedan negados a la discusión pública en una sociedad que evita las opiniones francas sobre la sexualidad. Los medios de comunicación la envuelven de chistes, hipocresía y equívocos
sensacionalistas, lo que tiende a esconder o simplificar en exceso algunos de los hechos más crudos.

UTILIDAD DE LOS SUEÑOS
El estudio de los sueños sexuales permite acceder directamente a nuestra experiencia pasada, matriz en donde se insertan las creencias, actitudes y sentimientos que determinan nuestra disposición en cuanto a nosotros mismos, nuestra sexualidad, la elección de pareja sexual… Para aprovechar estos recursos, el primer paso será acostumbrarnos a pensar en nuestros sueños sexuales y anotarlos. Muchas de las personas a las que se ha preguntado acerca de sus sueños, aseguran que son estupendos porque son libres, todo es fácil y la sensación es maravillosa: no hay que temer ningún embarazo, ni sentir remordimientos por mentir, ni se contagia ninguna enfermedad. Y, normalmente
suelen ser bastante satisfactorios.

LOS SUEÑOS PREFERIDOS
Unos sueños eróticos altamente placenteros pueden ser simple reflejo y prolongación de una vida sexual muy agitada, o bien del deseo de llevarla. El que sueña con amores del pasado, pero mucho mejores o más románticos, quizá deba plantearse el hecho de que le falta algo a sus relaciones actuales y que si continúa negándose a sí mismo la satisfacción de sus deseos se privará de un buen pedazo de su vida. Los sueños de actos sexuales maravillosos muestran tal vez la manera de superar la timidez y las inhibiciones remanentes de la infancia. Sentirse apasionadamente amada por un héroe admirado, aunque sea en sueños, puede servir para que la mujer poco segura de sí misma crea que tales sentimientos y tales relaciones son efectivamente posibles para ella. De la misma manera, un hombre puede soñar
con conquistar a la mujer más hermosa y provocativa que conozca.

Los sueños sexuales agradables son por lo general más breves y de línea argumental menos complicada que otros en los que se revela alguna contrariedad o algún conflicto.

Los eróticos de contenido conflictivo son posiblemente los que abundan y si bien resultan menos placenteros quizá ofrezcan más que aprender. Permiten diagnosticar problemas sexuales o de relaciones personales, y proporcionan informaciones de gran valor a la persona que sepa cómo interpretarlos. Pero incluso a la persona poco preparada o dispuesta para la interpretación de los sueños le serán de utilidad para habituarse a reflexionar sobre las cuestiones sexuales y quizá incluso para poder inaugurar un diálogo provechoso con alguna persona de confianza, amiga, terapeuta o amante.

Los hombres, en su mayoría, describen sus sueños sexuales favoritos en términos de lo inesperado, lo aventurero y de un erotismo predominantemente genital. Se manifiesta aquí un llamativo contraste con lo que dicen la mayoría de las mujeres en cuanto a los anhelos románticos y la atemporalidad que expresan sus sueños.
El clisé más recurrente son los hombres al describir a sus amantes en los sueños, como ardientes y dispuestas a hacer cualquier cosa; es decir, sumamente desinhibidas y tanto si son desconocidas o conocidas (estrellas de cine, o compañeras de trabajo).

 

Tomado de: www.pressreader.com

OTROS TEMAS DE INTERÉS..

HUEVOS FRITOS GIGANTES !!

Una pared CON EFECTO CONFETI !!

Ideas de limpieza que funcionan !!

¿QUÉ REVELAN TUS SUEÑOS ERÓTICOS?

La píldora anticonceptiva puede disminuir la libido?

Cómo confeccionar un Cojín de lactancia..!!

Sólo quien es pleno en sí mismo, puede ser capaz de ofrecer una compañía que valga la pena tener.

Acerca de solansh

Hay lecciones que no pueden ser enseñadas... Se tienen que vivir para comprender...

One Reply to “Sueños sexuales.. Parte I”

  1. Ciertamente estos sueños eróticos suelen pasarnos a lo largo de la vida,los contenidos de los sueños eróticos pueden ser fantásticos e incoherentes o ser muy realistas, dejando una impresión muy vívida de lo ocurrido a la persona que lo ha soñado. Muy a menudo los sueños eróticos están acompañados de deseo sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*