Sueños sexuales.. Parte II

EN LAS MUJERES
Uno de los temas favoritos que se revelan en los sueños agradables de las mujeres es el de los viejos amores, el encuentro sexual con un antiguo novio que muchas veces es el gran amor o el gran amante de su pasado.
También es muy común que los sueños sexuales placenteros de las mujeres, según ellas los relatan, presten más atención al romanticismo y a la emotividad que a los actos sexuales explícitos. Muchas veces se describen casi depasada, mientras se embarcan en descripciones elocuentes y entusiastas de dulces ratos de intimidad, durante los
cuales gozaron con la sensación de ser profundamente comprendidas, aceptadas o amadas.
Sorprende también la frecuencia con que las mujeres aluden a la deliciosa sensación de hallarse en compañía de un amante que se esfuerza por dar placer: un amante delicado y atento.
Cuando hablamos de estos amantes soñados suelen oponerlos a los de la realidad, para quienes los juegos eróticos significan una especie de preliminar o de peaje que hay que pagar para ser aceptados y culminar el acto.
Los sueños durante los cuales la mujer domina la situación, en la que asume la iniciativa, pueden ser tan satisfactorios para el amor propio como en lo erótico. A muchas les gustaría desempeñar un papel más activo en el amor, pero no se atreven, bien sea por timidez o porque sospechan que tal osadía no sería bien recibida por sus compañeros. Los
sueños pueden ayudar a la mujer a darse cuenta de sus verdaderos deseos y mejorar por ese camino
la vida sexual real.

Otras veces tales sueños son, en las mujeres, metáforas que expresan el deseo de ejercer un control más activo en la vida y sus relaciones. Tampoco son infrecuentes en los sueños las aventuras con hombres algo bruscos: uno o varios hombres dispuestos a forzar un poco la situación.

Aunque algunas mujeres disfrutan mientras sueñan que hacen el amor a la fuerza, o por lo menos cediendo a cierto grado de coacción inicial, es más frecuente que las imágenes de violaciones o actos sexuales bajo amenaza de violencia se vivencien como pesadillas.
Por otra parte, la popularización de técnicas tántricas en la vida sexual, propicia, entre otros recursos, una deshinibición más que aceptable para todo el mundo.

AVENTURAS PLACENTERAS
También los sueños de placeres prolongados, disfrutados sin prisas, parecen establecer una compensación frente a las experiencias reales de apresuramiento y urgencia por «lograr» el orgasmo antes de que se le acabe la paciencia al compañero, o fracase la erección, o se despierten los niños.
Y aunque a veces sea cierto que estos sueños subrayan, por contraste, las insuficiencias de un amante real o de los hábitos sexuales de la pareja, en otras ocasiones sirven para que la soñadora comprenda que debe librarse de la necesidad autoimpuesta de darse prisa para complacer al otro y aprender a tomarse todo el tiempo que le haga falta.
Besarse o hacer el amor en sueños con protagonistas célebres puede ser una manera muy satisfactoria de pasar la noche; algunas mujeres sueñan aventuras con personajes famosos o guapos, artistas de cine… Otras, aunque tengan un héroe romántico favorito, casi nunca sueñan con él. También los sueños de aventuras con hombres atractivos, pero
desconocidos, puntúan muy alto en la lista de algunos sueños favoritos femeninos.

Muchas mujeres heterosexuales refieren alguna aventura onírica con otra mujer y dicen que en sueños les agradaba. Sin embargo, los sueños de este tipo motivan inquietud acerca de las posibles tendencias lesbianas ocultas y no deseadas: así, aunque la experiencia soñada ha podido ser extraordinariamente placentera se tiende a juzgarla bajo los criterios de la vida de vigilia. En todo caso, este sueño puede que signifique que está mejorando su nivel de aceptación o que desea parecerse a la mujer imaginada o ser aceptada por ella como su amiga.
Tanto en hombres como en mujeres, el orgasmo en sueños es una experiencia frecuente. Se supone que un 40% de las mujeres han tenido un orgasmo en sueños al menos una vez;  el suceso es más frecuente alrededor de los cuarenta años.
Los sueños desagradables más repetidos en las mujeres están relacionados con la violencia y amenazas, relaciones sexuales con una pareja no deseable, vergüenza, dolor, repulsión…

EN LOS HOMBRES
En su mayoría, los hombres recuerdan menos sueños o éstos son más breves, probablemente porque no los valoran tanto como las mujeres y, por consiguiente, les prestan menos atención.
Ante las preguntas sobre sus sueños sexuales, las respuestas acostumbran a ser breves por el estilo de: «un coito magnífico en el asiento trasero de un coche», «entrar en una habitación con un gran número de mujeres, todas ellas
dispuestas a tener relaciones conmigo», «hacer el amor con dos mujeres sumamente deshinibidas»… Es decir,
las relaciones con mujeres fáciles y accesibles.
Por lo general hay una experiencia que las mujeres describen como penosa o humillante (en contraste con la capacidad de disfrutar tales escenas en las fantasías diurnas), y es realizar actos sexuales en público. En cambio, para los
hombres suele resultar gozosa.
También los hombres, o por lo menos algunos, dicen preferir aquellos sueños en donde las emociones son más memorables que la mera actividad sexual, que contengan momentos emotivos y cierto romanticismo. Aunque los besos y el romanticismo quizá no sean lo primero que mencionan los hombres cuando relatan sus experiencias oníricas,
no pocas veces estos temas figuran en segundo o tercer lugar.
Los hombres no mencionan nunca los posibles recuerdos gratos de antiguos amores reencontrados en sueños; abundan más las intervenciones de desconocidas y también de artistas famosas y celebridades. Por lo general, son sueños breves, explícitos y satisfactorios, y siempre suben la moral. Muchos hombres se imaginan a sí mismos seducidos por mujeres mayores, pero dotadas de atractivo sexual. Estas mujeres mayores con las que sueñan los jóvenes no son dominantes, ni siquiera insistentes, pero eso sí, son seductoras, toman la iniciativa, tienen experiencia y una fuerte motivación erótica.
También hay que destacar que los jóvenes de las nuevas generaciones tal vez demuestran con sus sueños que prestan más atención que sus mayores a la sensualidad erótica y a los juegos preliminares. A diferencia de las mujeres heterosexuales ningún hombre ha comunicado un sueño erótico agradable que hubiese protagonizado con otro hombre.
Se ha detectado una notable semejanza entre las fantasías sexuales de los hombres y mujeres heterosexuales y homosexuales, y aseguran que las aventuras homosexuales figuran en cuarto lugar entre las fantasías de los hombres heterosexuales.

En muchos de los sueños sexuales a veces los hombres despiertan justo antes del orgasmo, con la frustración consiguiente.
Es posible que el eyacular mientras se sueña que se está simplemente viendo o tocando a una mujer, sea más frecuente entre los sujetos más jóvenes. En los hombres, la frecuencia máxima de los orgasmos nocturnos se da alrededor de los veinte años.
Algunos de los sueños más desagradables en los hombres son con parejas no deseables, o su dominación (aunque más psíquica que física).

LO QUE PUEDEN DECIRTE LOS SUEÑOS. EL MÉTODO ONÍRICO
¿Cómo sabremos que nuestra interpretación es la adecuada? El indicio más fiable suele ser que parece que el sueño ha cobrado sentido, o que han surgido una o varias revelaciones de las que nos obligan a exclamar: «¡Claro!, ¿Cómo no lo he visto antes?». Una buena interpretación debe abrir los ojos a algo que, una vez advertido, encaje a la perfección
en el contexto de nuestra vida cotidiana. Por eso eI análisis de los sueños es una tarea tan fascinante.

La calidad de las relaciones sexuales puede inspirar varios sueños por semana, pero cuando dichas relaciones son especialmente aflictivas quizá se tengan varios sueños sobre ellas en una misma noche. Por lo visto, en sueños el cerebro responde muy rápido a las situaciones de angustia. Si se quiere dominar el problema se debe
plantear cuanto antes.
A veces es impresionante la claridad incisiva y la madurez con que la mente comenta los sucesos de la vida cotidiana.
Sucede así durante semanas, meses, años e incluso decenios, antes de que la mente consciente llegue a las mismas conclusiones que los sueños presagiaban, sin que se hiciera caso de ellos.
Un análisis bien orientado puede dar lugar a bastantes revelaciones, pero faltará todavía la aplicación en la vida corriente para que sean útiles, y esa aplicación no siempre es fácil. La visión onírica viene a ser como una radiografía que pone de manifiesto la dinámica que impulsa a la mayoría de las relaciones, les da forma y dirige su funcionamiento
o su descomposición. Con esta visión nocturna de la vida consciente se llegan a distinguir rasgos muy importantes de la personalidad, que de otro modo habrían pasado inadvertidos.

Si con la práctica se aprenden a leer correctamente las metáforas que presentan los sueños, se sabrá analizar con precisión cómo funcionan las relaciones..

Tomado de: www.pressreader.com

OTROS TEMAS DE INTERÉS..

Embarazo y Sexo…adiós a los miedos

POLLO CON MIEL SABORIZADA

TIPS PARA EL CABELLO SECO…

REMEDIO CASERO PARA LA RESACA !!

Esos detalles que matan la pasión

PIERNAS PESADAS, HINCHADAS, CANSADAS

Dando el pecho..Sí puedes!!

Acerca de solansh

Hay lecciones que no pueden ser enseñadas... Se tienen que vivir para comprender...

2 Replies to “Sueños sexuales.. Parte II”

  1. Ya se dice que los sueños son involuntarios,nadie scoje que quiere soñar,entoces que le vamos hacer si soñamos??? interesantes estos temas.. todos deveriamos leerlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*