Conservación de los muebles de madera.

 

Muchos tratamientos de la madera a base de barnices, esmaltes y pinturas no sólo atenúan las virtudes de este material noble, sino que incluso pueden provocar alergias.

Si se pretende abrillantar o dar lustre a un mueble, nada mejor que una mezcla de aceite vegetal y zumo de limón, en lugar de barnices.

Para recuperar el brillo del roble se hierve un litro de cerveza, con una cucharada grande de azúcar y dos de cera de abeja. Una vez fundido se deja enfriar y se frota con un trapo sobre la madera.

Los muebles deben repasarse con un trapo empapado en leche, y después abrillantar con un paño seco.

Acerca de solansh

Hay lecciones que no pueden ser enseñadas... Se tienen que vivir para comprender...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*