En lugar de decir… PRUEBA CON…

obediencia

La forma en la que hablamos a nuestro hijo puede hacer que consigamos el objetivo deseado o justamente lo contrario. Aprende a educarlo con frases más asertivas y empáticas…

NO DIGAS…  ¡Anda! Has recogido bien los platos. ¡Vamos a leer dos cuentos!

DI MEJOR... Si recoges bien los platos, leeremos dos cuentos.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? El niño ganará en confianza y satisfacción en lugar de enseñarle que recibe una recompensa por algo que es su deber.

NO DIGAS… Muy bien, te has vestido solo. No como otros días.

DI MEJOR… Te has vestido muy bien. ¡Sí señor!

¿QUÉ CONSEGUIMOS? El reconocimiento de lo que ha hecho no debe expresar nunca rencor o despertar culpa.

NO DIGAS… Lo has hecho muy bien, pero puedes hacerlo mejor.

DI MEJOR... ¡Lo has hecho genial!

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Cuando utilizamos una situación positiva para demostrar insatisfacción o pedir un poco
más, el niño se siente frustrado..

NO DIGAS… Lo has hecho muy bien, espero que lo hagas siempre así.

DI MEJOR…¡Eres una campeona!

¿QUÉ CONSEGUIMOS? El primer comentario, más que una recompensa, expresa exigencia.

NO DIGAS...Si mortificas a tu hermano, te quedarás sin ver los dibujos.

DI MEJOR…Los niños que se portan bien en la merienda pueden ver los dibujos.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? En lugar de centrar la atención en el hecho de molestar a su hermano, se hace en el buen comportamiento y la satisfacción que genera cumplir las normas.

NO DIGAS… No sigas llorando, no voy a comprarte la piruleta.

DI MEJOR… Entiendo que estés enfadado porque no te compre la piruleta.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Aunque hacer un único comentario empático a un niño enrabietado no disolverá su enfado inmediatamente, insistir con respuestas empáticas a la vez que le calmamos y animamos hará que se tranquilice.

NO DIGAS…No se puede.

DI MEJOR…No quiero que lo hagas.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Usa la primera persona, sé más clara, firme y asertiva en la relación con tu hijo.

NO DIGAS…No quedan caramelos

DI MEJOR…No quiero que comas caramelos ahora.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Siendo sinceros y actuando sin dobleces ni mentirijillas te ganarás para siempre el respeto de tu hijo.

NO DIGAS…Tienes que comértelo todo.

DI MEJOR… Quiero que te lo termines todo.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Utiliza siempre expresiones como “quiero”, “me apetece”, “siento”, “creo”, “no quiero” o “no me apetece”, en lugar de adoptar un carácter autoritario.

NO DIGAS… Mamá no puede jugar

DI MEJOR… Ahora no me apetece, cariño.

¿QUÉ CONSEGUIMOS? Cuando decimos al niño una mentira, éste aprende a decirlas y a ocultar ciertas cosas, a no confiar en su criterio y a evitar hablar con claridad.

 

Acerca de solansh

Hay lecciones que no pueden ser enseñadas... Se tienen que vivir para comprender...

3 respuestas a “En lugar de decir… PRUEBA CON…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*