¿Es peor fumar dos o tres cigarros ahora que estoy embarazada o la ansiedad que me genera no fumar?

 

 

La recomendación es muy clara: en el embarazo el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias nocivas debe ser cero. Todos estos productos hacen daño a la madre y al feto: obstruyen la circulación de la sangre en las arterias, pueden producir microinfartos, aumentan el riesgo de preeclampsia y el de bajo peso al nacer, partos prematuros, problemas de salud en el niño… Por lo tanto, una mujer fumadora   debe hacer lo posible por dejar de lado el tabaco durante su gestación. Y a la pregunta de si la ansiedad de la madre por no fumar puede afectar al feto: ¡En absoluto! Pero una calada sí. Si dejar la nicotina genera nerviosismo, hay que buscar otras maneras de controlarlo: hacer más ejercicio, meditación, yoga y, sobre todo, pensar que la salud del bebé está en juego. Si tú te fumas tres caladas, el feto se está fumando el triple. No hay que autoengañarse.

El tabaco es malo y no hay dosis segura.

Acerca de solansh

Hay lecciones que no pueden ser enseñadas... Se tienen que vivir para comprender...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*